5 señales de que no te encuentras en tu trabajo

A continuación, te presentamos cinco situaciones que muestran claramente que tu rutina de trabajo está cada vez más distante de lo que realmente te da felicidad o, en la buena y vieja lenguaje popular, cinco señales que indican que “no te encuentras”.

1. Sólo ves un lado: el malo

Quejarse es humano, pero si no te encuentras en tu trabajo puede ser que estés siendo “más humano que los demás”. Hablar mal de la empresa o de los compañeros en ocasiones es hasta común, diría que la deseable para desopilar el hígado, en ciertos momentos. Mi punto es: más allá de reclamar, lo que usted hace para cambiar esta situación? El lado malo de la vida mata la motivación y, sin motivación, nuestra vida muere cada día. Reflexiona.

2. Siempre estás procrastinando

Si tus proyectos importantes o urgentes son pospuestos por la pereza o por aburrimiento; puede ser que te encuentres completamente sobrecargado. Procrastinar – palabra extraña a los oídos que quiere decir «dejar para otro día o para un tiempo futuro lo que deberías estar haciendo en el momento» – significa algo. Y ese algo no es nada bueno.

3. Vives a la defensiva

Cuando los resultados no aparecen, el camino más fácil es recurrir a excusas o, peor aún, culpar a alguien. Profesar o imaginar que el colega es el único responsable de tu fracaso encubre una realidad difícil de aceptar: que el problema está contigo, o peor, que el problema eres tú. Para ello, es indispensable reconocer, y más aún: crecer.

4. Desperdicias tu tiempo

Redes sociales, chats sin fin en el celular, tareas, sin la menor importancia y horas dedicadas diariamente a actividades que te hacen perder tiempo son sólo algunas maneras de pasar tu tiempo. Y el tiempo, además de ser un activo insustituible, puede ser tu gran aliado en cualquier período de cambio, ya que bien utilizado, lleva cualquier persona al éxito.

5. Vives estresado

Enfadarse es normal. Quejarse es normal. Estresarse es normal. Vivir en un constante estado de nervios, no. El estrés constante señala que hay algo mal contigo. Sí, contigo, ya que el problema reside mucho más en cómo recibimos una información que en la información por sí misma. El estrés en exceso daña las relaciones, carreras, trae enfermedades físicas y mentales. Y, llevada al límite, mata.

¿Qué, por qué, dónde y cómo?

Admitir que estamos haciendo lo que no nos gustaría es un tema sensible, que permea prácticamente todas nuestras acciones. Es delicado, costoso. Dar un paso atrás para después dar otros hacia adelante, requiere de madurez. Si no es este el momento, es mejor esperar.

Los primeros aliados pueden ser el papel, la pluma o el bloc de notas de tu smartphone. Son ellos los que van a recibir las ideas de tu plan y tus deseos. Pero atención: cambiar no significa negar toda una carrera conquistada a duras penas. Puede ser adquirir un nuevo hobbie, invertir tu tiempo en un trabajo voluntario, hacer un curso que hace tiempos has aplazado o iniciar un proyecto paralelo.

 

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com